Medio ambiente y el Coronavirus en el Ecosistema

Ciertamente, con la llegada del nuevo virus que azota a la humanidad a nivel mundial, Covid-19, la estabilidad económica y social de los países se ha visto comprometida y a la vez vulnerable.

Esto, en muchos aspectos, ha evidenciado lo poco preparado que se estaba con respecto a la llegada de una potencial crisis sanitaria. No obstante ¿cómo ha afectado el virus en el tema ambiental? ¿Cuáles son sus repercusiones ambientales? ¿Ha sido positivo o negativo?

Son preguntas que cabe plantearse, ya que, en torno a un posible regreso a la “normalidad”, se debe analizar cómo la paralización del trabajo humano afecto nuestro ecosistema, y qué debemos aprender de ello.

¿Cómo afecta a los seres humanos la cuarentena prolongada?

Si bien es cierto que es necesario resguardarnos ante esta nueva crisis para así evitar de alguna manera, la propagación del mismo, esto a largo plazo puede acarrear muchos problemas.

En primera instancia, cambia nuestra rutina de manera radical, propicia el tiempo en familia, que puede ser positivo o negativo, dependiendo de las condiciones de la misma.

Es intentar encontrar el sustento económico familiar, cumplir con las medidas de seguridad para no contagiarse, respetar y proteger al prójimo y mejorar nuestros hábitos de higiene.

En algunos casos, las personas han invertido su tiempo en adquirir nuevas herramientas o conocimientos en cursos online. El negocio freelancer y el teletrabajo ha aumentado exponencialmente, de manera que pueda sobrellevarse el largo plazo de la cuarentena, plazo que es mayor en algunos países ante el bajo nivel sanitario de los mismos.

¿Cómo afecta el coronavirus a la vida animal?

Los animales de alguna manera se han visto beneficiados ante la cuarentena y el confinamiento humano. Los animales domésticos tienden a ser un apoyo emocional para las personas durante el transcurso de esta crisis donde solo podemos ver las noticias sobre el covid-19 sin poder salir de nuestra casa. Por otra parte, son estos animales quienes también disfrutan de poder pasar mucho más tiempo con sus dueños.

Con respecto a los animales salvajes, se observa cómo los mismos se han valido de la situación para ocupar nuevamente su lugar en el mundo. La presencia animal salvaje en las calles y ciudades del mundo paulatinamente se vio avanzar en un período de tiempo, como si el planeta tierra estuviese volviendo a reclamar lo que le pertenece.

Delfines volvieron a ser vistos en los canales de Venecia, ciervos recorriendo las calles de Paris, mayor presencia de aves, etc. Y tal fenómeno puede evidenciarse alrededor de todo el mundo.

Consecuencias Ambientales a causa del covid

Con respecto al tema de la contaminación ambiental, la cuarentena ha demostrado ser un respiro para la tierra ya que el coronavirus ha afectado positiva mente a la capa de ozono. Y no es para menos, los instrumentos de medición orbital de la tierra que se utilizan para conocer el nivel de contaminación por CO2 y NO2 han reflejado una disminución exponencial en el aire de estos gases.

Estos datos, incluso, comenzaron a reflejarse a principios de año, cuando se estaba dando a conocer del virus mundialmente. Ante la cuarentena obligatoria realizada en China, sus niveles contaminantes en el aire disminuyeron a tal punto que en los radares satelitales se pueden observar cómo han desaparecido los gases tóxicos.

Parte de esta disminución considerable de gases, se debe precisamente a que las personas han dejado de viajar a otros países. Ante el poco tráfico de vuelos, el aire ha comenzado a purificarse por sí mismo gracias a la naturaleza.

Además, como se mencionó anteriormente con respecto a los delfines en Venecia, la vuelta de estos animales se debe a la falta de tráfico marino en los canales venecianos. Ya que, al faltar los mismos, el agua poco a poco se ha descontaminado, volviendo a ser aguas cristalinas, puras y llenas de vida.

Entonces ¿la llegada del virus es positivo o negativo?

Si bien es cierto que la presencia de un virus sin cura (por los momentos) como el Covid-19 representa una amenaza directa para la salud e integridad de los seres humanos, en otros aspectos ha contribuido a descontaminar el mundo de tantas emisiones de gases letales y tóxicos.

Sumado a eso, también ha permitido que la vida silvestre se expanda y emigre a lugares que antes no transitaban. Ahora bien, en términos económicos y sanitarios, la pandemia ha sido un golpe muy fuerte y negativo. Y esto se debe pues, a la falta de mano de obra y trabajo.

Se puede entender que se debe priorizar la sanidad hoy por hoy, pero ¿cómo se financia el sistema sanitario sin economía estable? Este es uno de muchos problemas que ha causado la llegada del virus, y con la cual están luchando todos los gobiernos del mundo.

En algunos países como Finlandia y Uruguay, se tomaron medidas preventivas de contagio para el virus pero sin dejar de trabajar. Esto, más que una problemática, fue una respuesta acertada ya que permitió que se pueden mantener el sistema económico y sanitario de dichos países.

Es decir, el virus sirvió como un intermediario para demostrar el nivel de contaminación que produce el ser humano día a día. Ante la falta de ejecución masiva de los emisores de esta contaminación, el planeta tuvo la oportunidad de recuperarse y respirar aire más puro y limpio.

Por otro lado, afectó enormemente las economías del mundo y su nivel sanitario para las personas, en mayor o menor medida, dependiendo de los países a los cuales se refiera.

¿Qué debemos aprender al respecto?

Pues bien, la llegada del virus expande el entendimiento del ser humano para así poder comprender la magnitud de sus actos al mundo. Demostrando que, si bien es cierto que como sociedad debemos aspirar al progreso, parte de ese progreso conlleva cuidar el lugar donde se lleva a cabo.

¿De qué sirve mejorar la tecnología y las ciencias si no es también para cuidar del planeta? Nuestra ambición desmedida ha llevado al humano a contaminar a un punto de no retorno de contaminación global. Sin embargo, si ejercemos políticas de cuidado ambiental y proyectos de menor emisión polutiva, puede que exista una esperanza de un futuro próspero.

La utilización de gases naturales, amables con el medio ambiente, energías renovables y puras, como las emitidas por los rayos solares, es a donde debe apuntar la sociedad. Invertir en educación, es invertir en crear concientización ambiental. Con estas medidas, es que se podrá aspirar a un futuro mejor, cuidando nuestro principal hogar, la tierra. Ser personas consientes, utilizar energías puras, renovables, y que disminuyan las emisiones contaminantes, ayudarán a conducir a un verdadero progreso, con un mundo mucho más sano y limpio donde todos los seres vivos podamos coexistir.