La Contaminación Vehicular

La Contaminación Vehicular

La contaminación es uno de los temas de mayor interés en la actualidad. Si bien desde hace décadas se ha advertido sobre el peligro de esto, no se le ha entregado una dedicación pertinente al tema.

Esto, ha ocasionado que el mundo poco a poco esté mucho más contaminado y en riesgo de sufrir graves daños. Entiéndase que dichos daños afecta directamente a los seres vivos.

Por ende, informarnos sobre el tema es de vital importancia. En esta oportunidad, se estará exponiendo la contaminación vehicular, y el riesgo para nuestro ecosistema.

¿Qué es la ontaminación vehicular?

Se trata de toda contaminación producida por agentes vehiculares. Esto incluye no sólo los automóviles y motocicletas, sino, también aviones o vehículos aéreos, así también como la contaminación acústica es producida por estos mismos. 

Es un tipo de contaminación provocada por los motores de dichos vehículos. Estos emiten gases que son tóxicos no sólo para el ambiente, sino para el ser humano mismo. 

Este tipo de contaminación se encuentra más presente en zonas urbanas

Por lo que es importante hacer conciencia entre   las personas de las ciudades para que  traten de disminuir la cantidad de contaminación que existe en el mundo junto a nosotros con una sencillas acciones.

 

Causas

La principal y más importante razón de la contaminación vehicular es la enorme cantidad de vehículos que transitan en el mundo. El 74% de producción anual de motores está en manos de automóviles. 

En 2016, la cantidad de vehículos circulando en el mundo oscilaban 1,32 mil millones. Esta cifra va en aumento exponencial con cada año que pasa. Por esta razón, no es de extrañar el nivel tan alto de contaminación en el mundo, eso sin contar los vehículos aéreos. 

Pero ¿qué los hace tan letales para el ecosistema? Pues, el producto químico que los automotores liberan en su funcionamiento. Siendo pues: óxidos nitrosos,  Dióxido de carbono (CO2), Plomo, mónoxido de Carbono (CO), entre otros.

 

La contaminación en el Aire

Con respecto al aire, la contaminación vehicular se da a través de la expulsión de gases y están compuestos por los químicos anterior mencionados.

Dichos gases en demacía son letales para cualquier ser vivo en la tierra, humano, animal o planta. A su vez, crean nubes de gases en el aire que viajan hacia otros lugares en la tierra, contaminando todo a su paso. 

La contaminación en el Suelo

La contaminación vehicular en el suelo se produce a través de varios factores.

Residuos directos del vehículo, caucho, disolventes orgánicos tóxicos de pinturas y acabados, componentes y piezas del vehículo. Además de claro, los aceites de los motores, que pueden causar incluso accidentes.

Todos y cada uno de estos residuos pueden fácilmente contaminar el suelo y sus propiedades, además de ser peligroso. 

La contaminación en el Agua

El agua se ve afectada a través de los mismos residuos del vehículo.

Y estos llegan a ella a través de tuberías, drenajes en la carretera, e incluso, a veces los mismos seres humanos. Ante la inconciencia de esto, dicha contaminación es perjudicial para la vida.

Tomando en cuenta la cantidad exorbitante de vehículos en el mundo, la contaminación que puede causar esto a las aguas es preocupante. Afectando a la vida en mares y ríos e incluso seres humanos y plantas.

Consecuencias

Como bien se ha podido apreciar, los vehículos automotores son agentes muy contaminantes.

Esto evidentemente genera en el ecosistema una respuesta negativa, el aire ya no es puro, las aguas no están limpias y sanas para desarrollar vida, y la combinación de esto para el ser vivo animal, planta o humano, es letal.

Provocando riesgos de enfermedades a nivel respiratorio y pulmonar, o incluso llegar a la intoxicación en caso de ingerir líquidos contaminados por aceites o piezas de los vehículos.

 

Hay que recordar también que la contaminación vehicular entra dentro del medidor de calidad de vida de nuestras sociedades. MIentras mayor nivel de contaminación exista, es evidentemente que la calidad de vida será mucho menor y menos recomendable para vivir. 

A su vez, no se debe pasar por alto que la contaminación de los vehículos afecta en mayor medida en el aire. Por ende, es mucho más fácil de transmitir dicha contaminación a otros lugares del mundo. 

¿Cómo Actuar para disminuir la contaminación vehicular?

Ahora bien ¿cómo actuar con respecto a la contaminación vehicular?

Pues, con el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología, se ha podido incluir en las empresas automotoras, la creación de vehículos eléctricos.

Esto, como sustitución a los vehículos que usan combustibles fósiles. De manera que se pueda disminuir así, la contaminación exagerada que estos generan.

 

Sin embargo, la producción de este tipo de vehículos eléctricos es todavía minúscula en comparación con los de uso de combustible fósil. Además, estos vehículos eléctricos requieren de bombas de carga eléctrica que la mayoría de los países en el mundo no cuentan.

La demanda de estos vehículos se hace cada vez mayor, sin embargo, la oferta todavía no es accesible para muchas personas en el mundo.

Otras formas de ayudar a disminuir la contaminación vehicular, es usar mucho más el transporte público. Utilizar  medios de transporte eléctricos, bicicletas o caminar, siendo estas últimas dos las más recomendables incluso, para la salud.

Aprendamos sobre la fauna

Aprendamos sobre la fauna

Entre las cosas más cautivadoras y hermosas de la tierra, se encuentra la fauna silvestre en el mundo. Y si bien, en muchas oportunidades verla es apasionante, saber y conocer sobre ella, puede serlo más aún.

¿Qué es la fauna?

Según la RAE, fauna es definido como un conjunto de animales de un país, región o medio determinado. 

Ampliando más este concepto, la fauna corresponde a un periodo geológico y ecosistema determinado. Y esto se debe a que las especies de animales, se han ido adaptando durante miles de años, a las condiciones de vida de la tierra. 

Además de ello, la fauna es considerada uno de los recursos renovables básicos. Tal y como lo pueden ser la vegetación o el agua, la fauna es imprescindible para la vida en la tierra. Por ende, al renovarse constantemente, permite que todos los seres vivos puedan coexistir y contar con alimento. 

¿Cómo nos afecta?

En si misma, la fauna no representa un carácter negativo para la vida, más bien, es todo lo contrario. Sin embargo, puede existir alguna problemática cuando las especies de animales salvajes comienzan a emigrar a zonas rurales y urbanas.

Estas situaciones no son comunes, pero pueden ocurrir. En algunos continentes como Australia, ocasionalmente sucede que especies como serpientes o incluso caimanes pueden rondar en zonas habitadas por humanos.

Esto evidentemente, puede representar un peligro para ambas partes, tanto para el humano como el animal en cuestión.

Para ello, existen programas y equipos de control animal cuyo objetivo es poder preservar el bienestar y la vida de todas las especies de manera segura y eficaz, devolviendo pues, a las especies de animales salvajes a sus respectivos hábitats.

 

¿Cómo nos beneficia?

La fauna es uno de los recursos vitales para mantener el ciclo de la vida en la tierra.

Todos pertenecemos a un ciclo de vida y muerte, a través de una cadena alimenticia. Los animales en el mundo, son propicios ya que forman parte de esa cadena, cumpliendo un rol ambiguo entre presa y depredador.

Curiosamente, el ser humano está catalogado en la cúspide de dicha cadena (por ahora). Esto se debe a que no posee un depredador natural, como ocurre con todas las demás especies de animales conocidas por el momento. 

Por ende, todos tenemos un rol importante en la cadena alimenticia. Dicho rol es la de mantener el equilibrio en el mundo de las especies, a fin de evitar la sobre población de las mismas. 

 

Tipos de Fauna

La clasificación de la fauna puede ser diferente dependiendo del aspecto a tomar en cuenta. Ya sea por su condición salvaje o doméstica, o su hábitat natural (marino/terrestre), si son animales propios de un lugar o son emigrantes, entre otros. 

En esta ocasión, se clasificarán según su condición salvaje o silvestre y su condición doméstica. 

Fauna Salvaje (silvestre)

La fauna silvestre se caracteriza por todos los animales en condición salvaje (no domesticados) que puedan representar un peligro para el ser humano.

Por esta razón, deben permanecer en completa libertad en su respectivo habitat, sea terrestre o marino. 

Fauna Doméstica

Representan a todos los animales cuya condición ha podido ser domesticada en su totalidad, o está en vías de. Aquí se pueden incluir todas aquellas especies de animales que conviven sin problema con el hombre. 

O también, pueden ser animales que estén en vías de domesticación, en confinamiento o cautiverio parcial o total. 

Es necesario poder aclarar que existen algunos excepciones de domesticación de animales salvajes. Sin embargo, esto se lleva a cabo a través de un grupo de especialistas en control animal, rara vez, por personas comunes.

No obstante, el hecho de que exista este tipo de domesticación, no necesariamente signifique que los animales deban ser domesticados. Muchas veces esto se realiza con objetivos de estudio o preservación y cuidado animal.

No debe ser una práctica normalizada, ya que las especies deben pertenecer a sus respectivos hábitats para mantener el equilibrio entre especies y evitar riesgos. La Fauna salvaje siempre lo será, sin importar su nivel de domesticación.